Mi curso de cocina en Chiang Mai, Tailandia

domingo, 3 de julio de 2016

Thai Farm Cooking School, mi experiencia.
Curso de cocina en Chiang Mai, Tailandia.
My experience cooking at Thai Farm School in Chiang Mai

Hacer un curso de cocina tailandesa es una de las mejores actividades que hacer en Chiang Mai, pude comprobarlo durante mi viaje por Tailandia. Me encanta la cocina (creo que ya lo sabes...) y poder hacer un curso de cocina thai en el propio país fue una experiencia inolvidable.

Es algo que tenía claro que quería hacer. En Chiang Mai estuvimos 3 días por lo que teníamos tiempo suficiente para ello y además en esta zona tienen mucha fama este tipo de cursos. Antes del viaje miré varias opciones y opiniones por internet (siempre lo hago) y sin duda creo que acerté con la escuela de cocina que elegí porque la experiencia no pudo ser mejor. Ya te había adelantado algo en este post pero ahora voy a contarte cómo fue el curso completo.

Fue un día redondo, desde por la mañana hasta media tarde e hicimos un montón de cosas además de cocinar. ¡Sigue leyendo el post porque te lo cuento todo!



La escuela elegida para el curso fue Thai Farm Cooking School, ubicada a unos 17 km de Chiang Mai y el día transcurrió así:

Recogida: El día empezó temprano, Garnet, una chica muy dicharachera y amable que sería nuestra guía, nos recogió sobre las 8 de la mañana en el hotel con una minivan. En la furgoneta nos esperaba el resto del grupo formado por americanos y canadienses (¡únicos europeos!). Una vez dentro Garnet nos dio un papel y nos explicó que debíamos indicar qué platos queríamos cocinar a elegir entre un montón.

Elección de platos: cada uno elegimos los platos que luego íbamos a preparar individualmente. Preparamos un plato de cada una de las siguientes categorías: 
  • Pasta curry a elegir entre verde, rojo o amarillo.
  • Plato de curry, con el curry preparado previamente y a elegir con gambas, pollo o vegetariano.
  • Sopa: Tom Yam (caldo de verduras y pescado) o Tom kha (con leche de coco) a elegir con gambas, pollo o vegetariana.
  • Plato principal: Pollo con anacardos, sweet and sour o pollo con albahaca (los tres platos en opción vegetariana también).
  • Plato con noodles: Pad Thai o Rollitos de primavera.
  • Postre: Mango Sticky Rice o Bananas en leche de coco.
Como nosotros éramos dos, elegimos un total de 10 platos diferentes entre los dos para poder conocer más recetas y probar más cosas.

Visita a un mercado local: Nos llevaron al Ruamchok Market, un mercado de Chiang Mai donde compran los locales y lleno de productos frescos. Hicimos parada en unos cuantos puestos y Garnet nos habló sobre diferentes cosas como los muchísimos tipos de arroz que venden, los vegetales más típicos o los ingredientes que se utilizan para preparar alguna de las salsas más famosas. Luego nos dejaron un tiempo libre para dar una vuelta por el mercado y descubrirlo entero. Me encantó este mercado porque, al estar alejado de la zona turística, era muy auténtico.







Llegada a la finca y paseo por su plantación: dimos un paseo por la finca mientras Garnet nos explicaba cosas sobre las diferentes verduras, hortalizas, plantas y hierbas que ellos mismos cultivan, como tiempo de crecimiento, épocas de cosecha, forma de cosecharlas y hasta olimos alguna hierba muy aromática recién cogida de la planta.







Curso de cocina y degustación: cada uno de nosotros teníamos nuestro propio puesto de cocina, con los utensilios necesarios, una mesa y un fogón. Fuimos preparando una a una todas las recetas de los platos que habíamos marcado en nuestras hojas. Para ello, primero Garnet nos daba una explicación y preparaba el plato y después nos dejaba cocinarlo a cada uno de nosotros. 
Como ventaja, unas mujeres de la finca iban preparando los ingredientes en bandejas, de tal forma que teníamos los ingredientes de cada plato listos en el momento de ir a cocinarlo. Además, despues de cocinar cada plato no teníamos que recoger ni fregar porque ellas se encargaban de todo. Lo tenían muy bien montado y todo estaba impoluto (algo que considero importantísimo).

Además de los platos individuales, también preparamos en común el arroz glutinoso y una ensalada de papaya y langostinos muy típica de Tailandia.

En cuanto al picante, Garnet nos explicó que cada uno tiene un nivel de tolerancia al chile. Así había personas que toleraban un chile, otras dos, otras tres... Para descubrir nuestra tolerancia al picante, en el primer plato fuimos añadiendo chiles de uno en uno e íbamos probando. Yo solo tolero uno, como mucho dos...

Cada vez que terminábamos de preparar un plato nos sentábamos en una mesa común a degustarlo; fue una buena oportunidad para charlar con el resto de integrantes del grupo. Tengo que decir que todos los platos que cocinamos estaban realmente buenos, algo muy sorprendente para ser la primera vez que los hacíamos. Algunos de los platos, como el Pad Thai o los rollitos los podíamos preparar para llevar, para ello tenían preparadas unas bolsas que nos enseñaron a cerrar bien para que no se estropeara la comida (las habíamos visto así cerradas en muchos mercados días atrás).

Lo único que hubiera cambiado es el calor que hacía. Al estar al aire libre y en plena época calurosa el calor fue importante sobe todo delante de los fogones. Pero para combatirlo tenían varios ventiladores instalados en el techo, agua fría, toallas frías para refrescarnos y té de Lemongrass para servirnos cuando se quisiéramos.


 















Vuelta a Chiang Mai: cuando terminamos todos los platos y los habíamos comido sin ninguna prisa, nos regalaron un libro con todas las recetas que preparamos. Después nos montamos en la minivan y nos llevaron de vuelta a nuestros hoteles. Nosotros les pedimos que en lugar de llevarnos al hotel nos dejaran en la ciudad vieja porque queríamos dedicar el resto de la tarde a visitar algunos templos. ¡Día completo!

Fue una experiencia buenísima que recomiendo a todo el mundo que vaya de viaje a Tailandia, bien en Chiang Mai o en otra ciudad. Lo importante es buscar un sitio donde impartan los cursos de forma profesional y que por tanto cuenten con buenas medidas de higiene. ¡Y a disfrutar!


¡Post completito!
Espero que te haya gustado tanto como a mí me ha gustado escribirlo.
¿Qué te ha parecido?

Puedes ver post de otros viajes o escapadas que te recomiendo aquí y de recetas de cocina aquí. Si te gusta el blog no dudes en suscribirte a la newsletter mensual o seguirme en Facebook para no perderte nada:




6 comentarios:

  1. Estupendo post Marta y unas fotos geniales con una explicación muy completa. Apetece hacer el taller... Y el viaje claro...
    Besos
    Zeta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué rápido lo has leído! Si acabo de publicarlo hace nada... :)
      Cómo me gusta que te haya gustado. Un besote grande!!!

      Eliminar
  2. ¡Qué gran experiencia! Se aprende muchísimo en este tipo de cursos, tanto de cocina como de la cultura del lugar. Tailandia debe de ser maravillosa. ¡Sería feliz cocinando los dos primeros platos! Adoro el curry, soy una gran amante de él :3

    Un besito Marta ❤

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente cierto, se aprende un montón!! y me lo pasé pipa.
      El curry es que está muy bueno, eso si con menos picante del que le suelen poner ellos, porque tela...
      Un beso!

      Eliminar
  3. Que suerte, seguro que fue una experiencia increible.

    Besitos!

    ResponderEliminar

Posts recientes Posts anteriores Inicio