Bruselas: Qué ver, qué hacer, dónde comer (Recorriendo Bélgica I)

martes, 3 de febrero de 2015

En este post (aquí) te adelanté que iban a comenzar muy pronto los diarios de viajes... 
¡Aquí está el primero! 

Bélgica está formado por dos grandes regiones: Flandes (Norte) y Valonia (Sur). Mi viaje por Bélgica se centró en la zona norte, Flandes, donde pasé 4 días recorriendo ciudades como Bruselas, Gante, Brujas, Amberes, Malinas y Lovaina. Los días eran muy reducidos para ver todo lo que queríamos pero como somos muy de patear y patear… conseguimos verlo todo sin problema.

En este post te cuento qué ver, qué hacer y te doy recomendaciones sobre donde comer en Bruselas.



Tip: Antes de viajar a Flandes es muy conveniente curiosear la web de la Oficina de Turismo de Flandes puesto que se pueden solicitar mapas y guías que envían gratis por correo postal y también hay mucha información para descargar online.

Elegimos Bruselas como base de operaciones y desde allí nos movimos en tren a todos las ciudades belgas de alrededor. El tren en Bélgica funciona muy bien, no es caro, es rápido, hay muchas frecuencias y los billetes se pueden sacar en el momento en la propia estación sin ninguna complicación. Como te contaré en otro post, me encanta cazar ofertas de viajes por lo que todos los hoteles del viaje (Bélgica y Holanda) los reservé con oferta y el de Bruselas fue especialmente bueno. El Hotel The Dominican fue el elegido, muy recomendable y situado en pleno centro a un corto paseo de la estación.



Este fue nuestro recorrido durante los 4 días en Bélgica:
En este post te hablaré de Bruselas, que visitamos durante el primer día completo, durante la tarde y noche del segundo día y durante la noche de los días siguientes. Bruselas es una ciudad que se ve relativamente rápido y en la que no me importaría vivir porque tiene muy buen ambiente, mucha vida y es muy bonita.

Además de la página de la Oficina de turismo de Flandes, te recomiendo esta otra donde tienes breve información sobre los sitios más importantes y un mapa interactivo como este

Día 1:

Volamos muy temprano de Madrid a Bruselas con Brussels Airlines, llegando al aeropuerto de Bruselas (BRU) a unos 15 km de la ciudad. Allí cogimos un tren al centro y nos fuimos directos al hotel para dejar las maletas. A eso de las 10.30 ya nos disponíamos a recorrer la ciudad.

Decidimos empezar por el Barrio Europeo, para llegar hasta allí desde el hotel tendríamos que cruzar unas cuantas calles del centro y eso nos permitiría ir entrando en contacto con la ciudad. Así, en nuestro camino vimos la Catedral de Bruselas (Catedral de San Miguel) y el Parque de Bruselas(o Parque Real).



En el Barrio Europeo se concentran la mayoría de las instituciones de la Unión Europea y merece la pena darse una vuelta entre sus emblemáticos edificios que a todos nos suenan de verlos en el telediario de vez en cuando.

Junto al Barrio Europeo está el Palacio del Cincuentenario, un gran parque que cuenta con un arco con una cuadriga de bronce en su parte alta, lo que le hace parecerse a la puerta de Brandeburgo de Berlín. Ese día, en el parque, había preparada una gran grúa para elevar una plataforma que haría las veces de restaurante colgante para afortunados comensales durante unos pocos días ¡wow!.



Desde allí cogimos el metro para ir al Atomium. El Atomium fue construido para la Expo de Bruselas y desde entonces se ha convertido en atractivo turístico y en símbolo de la ciudad. Su estructura representa la estructura atómica del hierro ampliada a gran escala, tiene 9 esferas de 18 metros de diámetro cada una. Truco: Id a medio día y no esperéis las largas colas ni paguéis el precio de la entrada, decid en la puerta que queréis comer en el restaurante Atomium Restaurant y os subirán gratis. La comida está bastante buena y tendrás el recuerdo de haber comido en una de las grandes esferas mientras disfrutabas de las vistas.

Al lado del Atomium está el famoso parque Mini Europe, con cientos de maquetas a escala 1:25 de los monumentos europeos más famosos. Decidimos no entrar porque nos comería mucha parte del día. Muy recomendable para ir con niños según leí.




  

Después de comer, volvimos a coger el metro y regresamos al centro de la ciudad. Allí aprovechamos la tarde para pasear por las animadas calles del centro mientras nos tomamos un buenísimo gofre y visitamos los principales atractivos de la zona:
  • Grand Place: la plaza central de la ciudad, la más fotografiada, la más concurrida y la más conocida. Está rodeada por un impresionante e importante conjunto de edificios como Hotel de Ville (el Ayuntamiento), Maison du Roi (La Casa del Rey) Maison des Ducs de Brabant (seis casas gremiales) Le Pigeon (vivienda novelista francés Víctor Hugo durante su exilio en Bélgica) y Le Renard, Le Cornet y Le Roy d´Espagne (sedes gremiales). Además, en el lado izquierdo del Ayuntamiento está la estatua de Everad´t Serclaes, en bronce, de la que se dice que da buena suerte tocarle el brazo.
  •  Manneken Pis: Junto con el Atomium, el Manneken Pis es otro de los símbolos de Bruselas. Tiene un tamaño muchísimo más pequeño de lo que me imaginaba y su alrededor estaba repleto de gente haciéndole fotos. Como curiosidad te contaré que cada día lo disfrazan de una cosa, diferentes organizaciones se inscriben para vestir al Manneken un día al año con un traje nuevo. Por cierto, que el Manneken tiene una réplica femenina en otra calle del centro, llamada Jeanneke Pis que, aunque es mucho menos conocida, también estaba repleta de gente a su alrededor haciéndole fotos.
  • Galerías Saint Hubert: Fueron construidas en 1847 y se convirtieron en las primeras galerías comerciales de Europa. Hoy en día alojan tiendas lujosas, cafés y tiendas de los mejores chocolates belgas.






Y después del paseo, una cena de los típicos Moules avec Frites es lo que más apetecía en el primer día de contacto con la capital belga. Nos habían recomendado Chez Leon y estaba al lado de nuestro hotel, así que allí que nos fuimos, muy buenos. ¡Buenas noches!

Día 2:

Al día siguiente, después de pasar la mañana recorriendo Malinas y Lovaina, por la tarde volvimos a Bruselas para visitar lo que nos había quedado pendiente del día anterior:
  • Palacio de Justicia: En su día fue el edificio más grande de Europa y hoy sigue siendo uno de los más grandes que se pueden contemplar en el continente. A día de hoy sigue siendo la sede de los tribunales de justicia de Bélgica. Su visita es gratuita y merece la pena puesto que en su interior tiene un vestíbulo en piedra de un centenar de metros y recorriendo parte de él se puede apreciar lo grande que es el edificio. Además, desde la plaza situada en la entrada principal se puede ver gran parte de Bruselas. Desde allí vimos, en la distancia, la Basílica del Sagrado Corazón, que no visitamos por falta de tiempo, se queda para otra ocasión.
  • Palacio Real: Está en el parque de Bruselas. Es la sede de la monarquía belga aunque actualmente los Reyes belgas no viven allí. El palacio es grande y bonito desde fuera, no lo visitamos porque solo abre a visitas en verano.
  • Notre Dame du Sablon: Una de las iglesias más famosas de Bruselas, es de estilo gótico y su visita merece la pena. Está muy cerca del Palacio Real.
 




Y desde aquí, vuelta al centro. Cenamos en Fin de Siècle, una cervecería muy recomendada por su comida y cerveza belgas. Tomamos dos platos muy típicos: Jambonneau a la mostaza y Stoemp (salchichas) con puré de patata y salsa, muy recomendable. Terminamos el día admirando y fotografiando la iluminación de los edificios de la Grand Place.


Días 3 y 4:

El 3º día lo dedicamos a conocer Gante y Brujas. Esos días volvimos a Bruselas bastante entrada la tarde, lo justo para cenar y pasear por las ambientadas calles de la capital, terminando siempre nuestro recorrido en la Grand Place; nos encantaba contemplarla iluminada antes de irnos a dormirEl 4º día lo dedicamos a recorrer Amberes y desde allí, al día siguiente, pusimos rumbo al Sur de Holanda.





 Comida típica:
  • Moules avec frites: Mejillones con patatas fritas, servidos en grades raciones de como mínimo 500 gramos y acompañados de diferentes salsas a elegir.
  • Stoemp saucisse: típico plato belga de salchichas acompañadas de un puré de patata especiado y salsa.
  • Chicons au gratin: Endivias envueltas con jamón gratinadas en salsa de queso.
  • Jambonneau moutarde: Codillo con salsa de mostaza.
  • Carbonnades flamandes: Carne estofada con cerveza típica belga.
  • Filet Américain: Carne picada servida en crudo sobre pan tostado.
  • Gofres: están buenos en la mayoría de los puestos callejeros y donde haya uno ¡huele toda la calle a gofre!
  • Chocolate: bombones, tabletas, en helado, a la taza, o las típicas fresas recubiertas de chocolate fundido de Godiva ¡una delicia!
  • Macarons: pequeños, de todos los colores y sabores, formados por dos “galletas” hechas con almendra y clara de huevo rellenas de crema ganaché.
  • Cerveza: Bélgica es el primer país productor de cerveza del mundo. No te vayas de Bruselas sin tomarte una típica Stella Artois, una Chimay o una Duvel.


Zonas de compras:

Los alrededores de la Grand Place están llenos de tiendas para todos los gustos y bolsillos, pasear por las calles de alrededor de la palza principal de la ciudad te permitirá descubrir muchas tiendas de chocolates, recuerdos y moda.

Además, otros dos sitios para ir de compras son la calle Nieuwstraat y la avenida Louise. La primera es una calle peatonal repleta de tiendas de cadenas internacionales y centros comerciales. La segunda es una avenida donde se encuentran las tiendas más elegantes y exclusivas de Bruselas.

Y hasta aquí mi diario sobre Bruselas. Espero que te haya gustado y que te sirva para tus futuros viajes o para recordar uno que ya hayas hecho. No dudes en consultarme cualquier pregunta que tengas sobre el viaje, ¡estaré encantada de responderte!

En este otro post te hablo del resto de ciudades de Bélgica y también están tienes disponibles los diarios sobre Holanda (aquí y aquí) ¡Fue un viaje muy intenso y bonito!

¡No te lo pierdas!

8 comentarios:

  1. Precioso post!, yo no conozco Bruselas así que lo apunto como posible destino .
    Muy bonitas las fotos y la explicación clara y práctica como siempre.
    Muy guapa Marta!!!
    Zeta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias gracias gracias :). Es un destino muy bonito, ¡te lo recomiendo!

      Eliminar
    2. Me gusta mucho como trazas los viajes. Lastima no hallas estado en mas sitios. No es por pedantería, simplemente por que tienes una forma de organizar los viajes muy parecida a la mía , y me seria de mucha utilidad, en futuros viajes. Felicidades, es la primera bloguera que veo que merece la pena atender sus consejos.

      Eliminar
    3. Hola Juan Carlos,
      muchas gracias por tu comentario, ¡qué gusto leer comentarios así, me anima para escribir más!
      Sitios he estado en unos cuantos más solo que no he publicado más posts. Para darte una alegría te cuento que pronto habrá una sorpresa en el blog muy relacionada con el tema de los viajes, ¡permanece atento!
      Un abrazo :)

      Eliminar
  2. Espectacular. Me apuntaría a todo!!. Bss. María V.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María! A lo largo del tiempo iré completando el diario con el resto de etapas, espero que te gusten también!! Un abrazo!

      Eliminar
  3. Muy didáctico y muy guapas las fotos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Me alegro de que te haya gustado :)

      Eliminar

Posts recientes Posts anteriores Inicio